lunes, 31 de octubre de 2011

Actualización semanal: Miércoles 31/10, Pó Xīn



Hola a todos de nuevo!!

Estoy que no paro, otro personaje pulido para adaptarlo a los cambios realizados en la historia. El asunto progresa, poco a poco, y en breve estará todo terminado, al menos los PJs. Y los PNJs, que no llevarán tanto desarrollo, porque salvo alguno concreto son menos importantes y casi seguro que caerán a pares.

Así que, con esta alegría en el cuerpo, os dejo la historia de Pó Xīn.

----------------------------------------
Historia
Pó Xīn nació con estrella. Nació en una buena familia, con dinero y buena posición; pero no lo suficientemente influyente para ser amenazada por motivos políticos o económicos, por lo que creció en una familia libre de amenazas.
Pó Xīn fue el cuarto hijo de la familia, con dos hermanos y una hermana mayor. Nació además cuando la edad de su madre estaba bastante avanzada, por lo que todas las expectativas y las necesidades que necesitaba la familia estaban ya cumplidas, y no tuvo por tanto ninguna obligación impuesta para cumplir con ningún deber. A esto hay que añadir que nació cuando ya nadie esperaba que su madre fuera fértil, y con diez años diferencia de edad con sus hermanos. Por tanto, disfrutó de todo el cariño y la atención de sus padres.
De esta forma, Pó Xīn creció en un entorno magnífico, cómodo y con todo lo que necesitaba. Se crió en un ambiente en el que no había sufrimiento, no había incomodidad, y todo lo que quería lo tenía al alcance de la mano. Así vivió su infancia, hasta que algo cambió su vida.
Un día, el padre de Pó Xīn tuvo que marchar para cerrar uno de los numerosos tratos comerciales de la familia. Sus hermanos, como siempre, estaban fuera luchando en alguna guerra, o librando a la nación de algún bandido, o disfrutando de la vida después de una gran victoria. Su hermana, ya casada, no vivía en la casa. Y su madre se sentía indispuesta, y se marchó a ver al boticario de la ciudad. Pó Xīn se quedó sólo en casa, con su institutriz.
Pó Xīn y su institutriz estaban jugando tranquila y despreocupadamente. A Pó Xīn se le ocurrió que sería divertido jugar a esconderse, y fue lo que hizo. Dio la vuelta a la casa, y subió al muro que daba a la calle, escondido tras un farolillo. La institutriz comenzó a buscarlo, pero no lo pude encontrar. Pó Xīn estaba disfrutando muchísimo del juego, y más todavía cuando vio que su institutriz ahora le buscaba acompañada.
Tanto estaba disfrutando del juego, que no se dio cuenta de que algunas tejas del muro estaban sueltas. Y cuando hizo un movimiento brusco para taparse la boca y que no se le escaparan las carcajadas, las tejas cedieron y Pó Xīn cayó hacia atrás.
El golpe fue tremendo, y cuando despertó, vio la cara de otro niño frente a él. Se parecía a él, pero al mismo tiempo eran muy distintos: su piel era más tirante, su tez más pálida, sus ojos tenían sombras bajo ellos y su pelo parecía sucio y enmarañado. Además, olía fatal, como si fuera comida estropeada, o incluso, si hubiera pisado los excrementos de algún animal, o peor...se los hubieran restregado por el cuerpo.
Cuando el muchacho se acercó a tocarlo, no pudo evitar intentar apartarse. Pero no pudo, no podía moverse, y tuvo que aguantar que aquel maloliente y sucio chico le ayudara a levantarse. Le ayudó a ponerse en pie, pero de forma casi inmediata escuchó un grito.
Su institutriz, acompañada por el jardinero, había salido a la calle y les estaban mirando. De pronto, el jardinero profirió algo similar a un gruñido y, armado con un rastrillo para las hojas secas, golpeó al muchacho que le había ayudado, hasta que éste, molido y vapuleado, salió corriendo y se escabulló como pudo por una esquina de la calle.
Esa tarde, los padres de Pó Xīn estuvieron especialmente atentos con él, pero parecía distraído.
- Papá, ¿que le pasaba a ese niño? ¿No era como yo?
- Claro que no, hijo.
- ¿Por qué, papá?
- Porque tú eres nuestro pequeño. Y por eso, eres especial.
- ¿Sólo por eso?
- No sólo por eso.- Respondió su madre.- Tanto tu padre como yo somos especiales, y tú, por ser nuestro hijo, eres especial.
- Y sus padres, ¿no son especiales?
- ¿Cómo los tuyos? - Respondió su padre.- ¡Nadie puede ser tan especial como nosotros!
Y el padre le dio un abrazo fuerte, lo besó, y le acarició la cabeza. Pó Xīn pareció tranquilizarse, y al poco rato, sus padres se marcharon. Pero según salían de su estancia, Pó Xīn pronunció una frase medio adormilado por las medicinas que le habían dado a causa del golpe, una sencilla frase que salida de la boca de un niño de diez años nadie podía esperar que marcara hasta tal punto el destino de un hombre:
- Papá...mamá...ese niño parecía tener hambre... ¿podría merendar conmigo mañana?

Éste fue el principio del cambio de la vida de Pó Xīn. Conoció a Wang Ming, el niño que le había ayudado aquel día, y juntos jugaron durante días, en la casa de Pó Xīn. Pasado un tiempo, Pó Xīn le hizo una pregunta a Wang Ming:
- Amigo mío, ¿todos los niños fuera de mi casa son como eras tú?
- ¿Como era yo? ¿A que te refieres?
- Estabas sucio, olías mal, y eras muy delgado. Ahora estás limpio, y tienes mejor aspecto.
- No, no todos son como yo. Sólo los pobres, pero tú no eres pobre, y no puedes entenderlo.
- Pobre...- Pó Xīn no había oído nunca esa palabra.- ¿Que es ser pobre?
- ¿No lo sabes? Pobre es no tener para comer siempre que quieres, ni todo lo que quieres. No tener a alguien que cuide de ti en todo momento, ni que te cure cuando estás enfermo. No tener una casa tan grande y espléndida. Y sobre todo, contemplar el sufrimiento impotente de tus padres, que no pueden hacer más por sus seres queridos. Pero eso tú, no creo que puedas entenderlo.
Wang Ming se marchó ese día, y no volvió a aparecer en casa de Pó Xīn.

Pó Xīn no volvió a ser el mismo, y comenzó a preocupar a sus padres, que lo intentaron todo para poder animarle de nuevo, para poder escucharle de nuevo reír. Pero nada funcionó. Finalmente llegó un día, cuando Pó Xīn cumplió 12 años. Ese día, habló con sus padres:
- Papá, mamá, hecho de menos a Wang Ming. Hace mucho que no le veo, y me preocupa lo pobre que es. Pero me preocupan más los otros niños pobres, otros niños como él que no tengan para comer y vean sufrir a sus seres queridos. Papá, mamá, quiero convertirme en monje, y ayudar a otros que no son especiales como yo. Es decir, a los pobres.

Sus padres no podían dar crédito a lo que oían, y montaron en cólera. Era un privilegiado, pero se debía a que era especial, y de ninguna manera se mezclaría con los pobres. Pó Xīn insistió, y pidió que le explicaran la razón por la que era especial. La explicación de sus padres se basó en la tradición, la nobleza y la herencia de las antiguas dinastías, las cuales contaron con la bendición del Cielo. Aunque Pó Xīn pareció satisfecho, hubo una pregunta que dejó a su padre especialmente intranquilo: "Pero papá, ¿para contar con tu bendición no debo hacer algo que consideres digno? Si no he hecho nunca nada digno, ¿cómo puedo contar con la bendición del Cielo?". Esta pregunta dejó terriblemente intranquilo a su padre.

Pasaron los meses, y el joven Pó Xīn seguía terriblemente entristecido. Sus padres no sabían ya que hacer, habían consultado a médicos y curanderos, hasta que un día, alguien llamó a su puerta. Se trataba de un monje budista, el cual se ofreció humildemente para intentar ayudar a su muchacho pues había escuchado de otros la tristeza que embargaba. Los padres aceptaron encantados.

El monje, llamado Hé Shàng, era de cuerpo enjuto y delgado, tenía el cráneo rapado como dictaba su tradición y vestía con la ropa habitual de monje, ayudándose con un arrugado cayado para caminar. Irradiaba una paz contagiosa en su rostro, y sus ojos parecían capaces de calmar a una fiera pues parecían ser enormes remansos de paz. Se sentó con el muchacho a hablar, que al principio parecía un poco tenso, pero poco después estaban hablando como si se conocieran de toda la vida. Al llegar el anochecer, Hé Shàng se marchó, rechazando educadamente la invitación de la familia Po para que permaneciera en la casa. Pó Xīn preguntó si el maestro volvería mañana, y sus padres al instante vieron que algo había cambiado en Pó Xīn, pero se asustaron al pensar que el monje no había dicho nada.

Sin embargo, volvió. Volvió durante una semana pese a los requerimientos de la familia Po por permanecer en la propia casa, Hé Shàng decía que los paseos le ayudaban a pensar. Estuvo durante una semana hablando con el muchacho, explicándole "Las Cuatro Nobles Verdades" y "Las Tres Características de la Existencia". Al final del séptimo día, le dijo que no volvería más. Pó Xīn entristeció y casi llegó a llorar, pero Hé Shàng le reprendió "¿Que te he enseñado? El ser es insustancial, el sufrimiento una ilusión. Tienes un buen corazón, y he plantado en ti la semilla de la sabiduría. Pero tú debes regarla y cuidarla. Tu tarea es que germine, porque es una tarea que yo no puedo realizar por ti".

Pó Xīn se quedó paralizado un momento...luego sonrió. "¿Pero puedo ir a verte y que me ayudes? Mi tarea es hacer que germine, pero tu puedes ayudarme y enseñarme a cuidarla".
- No, no puedo. La semilla es la misma, la sabiduría, pero la planta es distinta, y cada una requiere unos cuidados.
- Pero las plantas tienen hojas, y tallo, y fruto. Aunque son distintas, son parecidas. Tú puedes enseñarme y ayudarme, pero yo seré quien la cuide.
- Eres un jovencito muy inteligente. Ven siempre que quieras, vivo en el monasterio de la montaña.
- ¿El de la montaña? ¿Ese que está tan lejos, a varias horas de camino?
Hé Shàng se rió. "Varias horas no son nada, cuando uno viene a ver a un muchacho tan interesante como tú".

Desde ese día, Pó Xīn visitó a diario el monasterio, rezó y se educó en la fe budista, aunque no llegó a ordenarse sacerdote. Cultivó mente, cuerpo y espíritu, y llegó un día en el que comprendió la enorme ignorancia del ser humano respecto al mundo, lo poco que sabe y como es más ignorante cuanto más sabía se considera. Dejó su familia y se convirtió en un errante, que ayudaba donde fuera y a quien fuera, fuera lo que fuese que necesitaba si no hacía daño a nadie.

Y así se reencontró con Wang Ming, en las cercanías de la prefectura de Jinzhong. Sin embargo, no se hacía llamar de esa manera, si no que había tomado esa identidad por ayudar a la familia de un hombre moribundo, y a su propia familia que estaba sufriendo fuertes penurias. Por esa razón, Pó Xīn se quedó con él, para ayudarle con la carga de vivir la vida de otro.

Y pronto descubrió que había tomado la decisión adecuada, puesto que ahora Wang Ming había sido llamado a servir a Wú Xíng, heredero de la prefectura de Jinzhong, el cual era un hombre bueno que se preocupaba por las personas que un día gobernaría.

Personalidad e interpretación
Pó Xīn es el perfecto buenazo, un hombre que nació con todo y decidió dejarlo para ayudar a los demás. No le importa sacrificarse por los demás, lo considera algo básico en su vida, algo que no alberga la menor duda en su realización.
Es un hombre tranquilo, meditativo y paciente. Siempre se pensará las cosas dos veces antes de hacerlas, y siempre intentará hacerlas de la forma más razonada posible.
Ayudará a prácticamente cualquiera que se lo pida, siempre que le parezca una petición sincera. Y sobre todo, no hará daño voluntariamente a nadie, cree que las personas pueden cambiar con la adecuada guía, y pueden redimirse.
En el trato personal es paciente y comprensivo, no responde a provocación alguna y siempre emplea un tono suave y cándido, incluso cuando alecciona a otros. Jamás critica a nadie, pues acepta que cada cual tiene su propia forma de ser e individualidad que, aunque incorrectas, no justifican una crítica directa, si no un intento de comprender a la persona y ayudarla a mejorar.
----------------------------------------


Muchas gracias a todos por vuestra atención!
Cualquier comentario que queráis hacer, será siempre bienvenido.
Alejandro
Fundador de RolHypnos

viernes, 28 de octubre de 2011

Actualización semanal: Miércoles 28/10, Mengshi Fu


Hola a todos de nuevo!!

¡Menuda actualización más rápida!
Pues sí, la verdad es que prefiero actualizar con el tema "calentito", que si no luego me apotrono.

La cuestión es que ayer terminé de revisar la historia del módulo, y ahora estoy con los personajes. Pues bien, ya he revisado el primero de los personajes. Supongo que será rápido porque hay poco que revisar, algo de ortografía, gramática, y un poco de historia que ha cambiado desde el momento en el que inicialmente la diseñé.

Por tanto, espero que sea razonablemente rápido, pues no hay mucho que modificar. Así que, espero que en unos 15 días pueda anunciar que estoy comenzando las sesiones de playtest, las cuales además incluirán un playtest abierto.

De momento, os dejo con la sección completa de Mengshi Fu, la Doncella Guerrera, y como siempre, espero todas las críticas que queráis hacer.

----------------------------------------
Mengshi Fu es una mujer en un mundo tradicionalmente atribuido y dominado por hombres: la guerra y la lucha.
Proviene de una familia noble desaparecida de las afueras del Imperio. En su infancia, fue criada por su padre para ser una doncella de la corte, casarla con un hombre y conseguir un buen marido y dote.
Sin embargo, pronto su padre comenzó a desesperar puesto que pese a que su hija aprendía mucho y demostraba una gran educación y cortesía, se negaba en rotundo a hablar de matrimonios concertados, negándose a aceptar tener que casarse por obligación con alguien elegido para ella.
Mientras intentaban convencerla para convertirse en una esposa para la corte, ella observaba como instruían a su hermano en las artes del combate. Y las imitaba por la noche, mientras debía estar dormida, cuando nadie miraba.
Cuando alcanzó la edad de 12 años, llegó el momento que su padre esperaba y ella temía: se concertó su matrimonio con un muchacho tres años mayor que ella, primogénito de una buena familia.
La tristeza embargó el corazón de la muchacha, que pasó varios días inmersa en una profunda depresión. Ni siquiera se inmutó cuando la anunciaron que en dos días recibiría la visita de su prometido y su futuro suegro. Ella no reaccionó, ya convencida de la inevitabilidad de su destino.
Y aún hoy, Mengshi Fu no sabe cómo ni cuando se marchó. Recuerda estar prácticamente ensimismada, pensando en el funesto destino que la esperaba, cuando vio un gato en el jardín. Se acercó a él, pues la encantan los gatos, pero éste la rehuyó. Lo siguió, acelerando el paso y con movimientos rápidos fruto de su entrenamiento, pero cada vez que se acercaba a él, el gato huía evadiendo el contacto con ella. Finalmente, lo atrapó, o más bien, se dejó atrapar.
Y fue en ese momento, cuando se levantó con el gato en brazos, manso como no se podía imaginar unos instantes antes en medio de la persecución, que se dio cuenta que estaba en la puerta de su casa. Vio la puerta abierta, la calle abriéndose frente a ella, un futuro libre y descubierto. Miró atrás, y sólo vio una jaula, una jaula de la que deseaba salir, que la hacía sentir constreñida y para la cual tenía un nuevo grillete, el matrimonio. Así, sin pensar en ello, sin saber que estaba haciendo, sin saber como iba a sobrevivir, y sin soltar al gato que ahora ronroneaba en su pecho, salió corriendo.
Los siguientes meses fueron terribles, pues tuvo que subsistir en la calle como pudo, mendigando, robando y huyendo. Hubo momentos en los que pensó que la llegaba el fin, o que la iban a atrapar y ajusticiar, o que iba a morir de hambre o enfermedad. Pero siempre, en todo momento, cuando más lo necesitaba, escuchaba un suave ronroneo y un ligero mordisquillo en el tobillo, y muchas veces fue este cariño, este calor, los que le ayudaron a seguir adelante.
En su ciudad natal ya era de sobra conocida como una ladrona y mendiga callejera, aunque gracias a la suciedad que inicialmente enmascaró su procedencia de buena familia, y el hambre que enseguida hizo que su aspecto no fuera nada bueno, evitaron que fuera reconocida como hija de un noble local. Sin embargo, una grave crisis agraria provocó un terrible aumento de la criminalidad en su ciudad natal que, unido a un conflicto militar con otra urbe por un insulto a sus gobernantes, hundió en la miseria a muchos ciudadanos y provocó un repunte de la criminalidad y la picaresca. Y fue en esta situación que el gobernador de la ciudad, decidió tomar cartas en el asunto impulsando medidas de ajusticiamiento draconianas, empezando por los pícaros, ladrones y mendigos más conocidos.
Así que tuvo que marcharse a otra ciudad. El viaje fue duro, en plena temporada de lluvias, y enfermó por el camino. Afortunadamente, por su cara bonita en el camino una familia se apiadó de ella, cuidándola un par de días hasta que mejoró, y pudo seguir su camino. Siempre acompañada de su fiel felino, completó su viaje hasta una nueva ciudad, la cual observó inicialmente desde el exterior, sin entrar, hasta que reunió el valor suficiente para atravesar el pórtico que daba entrada a la ciudad.
Cuando llegó a la ciudad estaba sin comida, sin dinero, y desfallecida. El hambre, el cansancio y la desesperación son malos consejeros, y los primeros días en una ciudad desconocida era muy duros. Luchó contra las ideas de esos peligrosos guías, pero llegó un momento en que se impusieron, y la muchacha robó a quien no debía.
Vio a un ciudadano bien vestido, al cual se le cayó una bolsa en el mercado al suelo y nadie se dio cuenta, y se le ocurrió la lógica idea de que rodeada como estaba en el mercado, nadie se daría cuenta de quien la había recogido del suelo. Su cabeza la decía que la dejara, que no la recogiera, que no sabía quien era, que no podía arriesgarse...pero el hambre y la debilidad provocan reacciones inadecuadas. Y se la llevó.
Cogió la bolsa, y se escabulló. Pero tuvo la mala suerte que el hombre ya se había dado cuenta de su ausencia, y avisado a los guardias que le escoltaban. Uno de ellos la vio llevársela, y comenzó la persecución. Pese a que no conocía la zona, consiguió escabullirse entre callejones y puertas traseras abiertas oportunamente. Salió de una tienda en la que había entrado por una puerta lateral, ignorando los gritos de su propietario. Salió con tanta rapidez que no pudo evitar chocar con una mujer que se cruzó en su trayectoria.
La mujer la miró, entre incrédula y molesta, por un momento. Entonces, su vista se desplazó hasta la bolsa, y su cara cambió a una fuerte preocupación. Agarró a Mengshi Fu y se la llevó arrastrándola del brazo hasta un callejón, en el que la despojó de la peligrosa bolsa. Mengshi Fu no pudo sino empezar a gritar:
- ¡Dámelo! ¡Necesito comer, necesito comprar comida, necesito dormir en algún sitio!
- ¡Cállate mocosa! No sabes lo que has hecho, ni donde te has metido. Da gracias que no te han cogido todavía ellos, porque entonces lo que te preocuparía no tendría nada que ver con la comida. Más bien con tus manos, tus ojos o tu cuello...
Mengshi Fu entendió entonces que había cometido un error al coger la bolsa, aunque no sabía cual, y que además había tenido mala suerte.
- Este símbolo es de la familia Zui, que son los cabecillas de la tríada de la región. Te estarán buscando para darte un escarmiento...
-¡Exactamente! - Sonó una voz en la entrada del callejón. Un hombre con ropa turquesa y una espada curva desenvainada estaba en la entrada del callejón, con otros tres flanqueándolo.- Si permitimos que una pequeña mocosa se lleve el dinero de nuestro señor, ¿que credibilidad tendremos? Dadnos la bolsa ahora, y nuestro señor será misericordioso. Os matará, sí, pues debe dar ejemplo, pero será rápido, y no muy doloroso.
- ¿Matarnos? ¿A una mujer y una niña? Credibilidad no se la que obtendréis, pero respeto supongo que poco. Tomad la bolsa y dejadnos marchar. - La mujer lanzó la bolsa tranquilamente al hombre del callejón, que la cogió al vuelo y comenzó a reírse.
- ¿Y ya está? ¿Crees que esto es suficiente? Mi señor debe demostrar que no importa quien le robe, niño o anciano, hombre o mujer. El castigo es el mismo para todos, y es el que dicta la ley...
Sin llegar a completar la frase, la mujer atacó. Mengshi Fu no se había dado cuenta hasta ahora, pero la mujer portaba una vara de la que llevaba colgado un atillo. Soltó el atillo y se lo lanzó a las manos a ella, y luego golpeo con el extremo de la vara la nariz del hombre. Sonó un crujido y un ruido ahogado, y el hombre se desplomó.
Uno de sus compañeros que le había acompañado se lanzó hacia adelante y atacó con un golpe vertical. La mujer esquivó con la velocidad de una centella, dando dos pasos atrás. Golpeo con la vara la mano de su rival, luego la barbilla con un golpe ascendente que levantó el rostro de su rival hacia el cielo. Pero no fue eso lo último que el desdichado, pues con el siguiente movimiento la mujer hizo un giro con la vara, un cambio de peso y le golpeó con la vara directamente en la cara. El segundo atacante también se desplomó, al igual que el ánimo de sus enemigos, que salieron corriendo.
- ¡Rápido, niña, coge la bolsa! Si me han querido matar, quiero que sea con razón.
Y así, Mengshi Fu conoció a la que se convertiría en su maestra, Mengshi Po. Resultó ser una mujer dura, firme y extremadamente fuerte, pero con un corazón dulce. Se apiadó de Mengshi Fu, y la adoptó como la hija que nunca tuvo, dándole su nombre. La adiestró en las artes del combate, y la llevó consigo mientras se ganaba la vida como guerrera, ganando fama y reputación, tanto por su habilidad como por una estricta adherencia a su palabra, costumbre inspirada por su shifu. La enseñó tanto el arte de la espada y como de combatir desarmada.
Y todo ello, sin descuidar por supuesto, el hecho de que son mujeres y como mujeres deben comportarse. La enseño a ser femenina, a ser mujer, las artes de la seducción, a vestirse y comportarse como una mujer. Y sobre todo, a no dejarse avasallar, sólo por haber nacido mujer.
Finalmente, su reputación llegó a extenderse tanto que Wú Xíng, noble de la comarca de Jinzhong la invitó a una entrevista personal.
Cuando Mengshi Fu compartió está noticia con su shifu, esta la contestó: “No creas que has llegado al final del camino, ni al final de tu aprendizaje. A partir de hoy, si Wú Xíng te acepta como su servidora, empezará el verdadero aprendizaje, y las verdaderas pruebas”.
Mengshi Fu se marchó, contenta, dispuesta para iniciar su nueva andadura.

4.1.1.2.- Personalidad e interpretación
Mengshi Fu es una mujer decidida y vigorosa, a la que no la gusta que la digan lo que debe o no debe hacer, lo que está o no correcto y, sobre todo, no la gusta que la condicionen por el hecho de ser mujer.
Siempre está dispuesta a demostrar aquello de lo que es capaz, a demostrar que un hombre no es más que ella por razón de género, y es fácilmente susceptible al respecto.
Tiene aversión al romance, un fuerte y arraigado desagrado al romanticismo, y reacciona de forma exagerada ante cualquier insinuación o proposición. Esta aversión está causada por el compromiso de matrimonio forzado que tuvo en el pasado.
Es una mujer de temperamento rápido, fácil de provocar y bastante impetuosa. Igual de rápida es dar confianza a las personas que se portan correctamente por ella.
Además, tiene una total adherencia a su palabra y el compromiso dado, costumbre enseñada por su shifu y que ha instaurado profundamente en sus costumbres.
----------------------------------------



Muchas gracias a todos por vuestra atención!
Cualquier comentario que queráis hacer, será siempre bienvenido.
Alejandro
Fundador de RolHypnos

miércoles, 26 de octubre de 2011

Actualización semanal: Miércoles 26/10


Hola a todos de nuevo!!

Aquí estoy, con una nueva actualización. El proyecto avanza poco a poco, aunque han surgido algunos otros proyectos tangenciales aunque relacionados, poco a poco avanza el asunto.

Casi tengo revisado ya el 100% de la historia del módulo (en el momento que escribo ésto, tengo revisado el 87%), por lo que espero que en un par de días esté terminada la revisión de la historia. Una vez hecho, me pondré con los personajes, y su creación, y por fin, en breve, comenzaremos el betatest!!!

Cuando vaya a suceder, avisaré pues aceptaré colaboraciones. O más bien, las pediré y agradeceré enormísimamente!!!

Mientras tanto, os dejo con otro fragmento de texto, descriptivo de otra zona del entorno de la aventura. Espero que os guste.


----------------------------------------
Caminando por la ciudad, no percibís nada fuera de lo habitual: tiendas, casas, vendedores ambulantes... Sin embargo, las calles se van estrechando, y las casas parecen menguar. Incluso llega el punto en el que la calle se convierte en un estrecho callejón por el que apenas pueden cruzar dos personas, y es indispensable que una de ellas se pegue a la pared para dejar paso.

Es en este momento, al cruzar por tan claustrofóbica calleja, que podéis reconocer haber llegado a vuestro destino. Tras pasar varios hutongs cuyos habitantes eran visiblemente más pobres que aquellos en zonas más céntricas de la ciudad, el estrecho callejón os ofrece el pasaje a una barriada cuyas casas parecen construidas apresuradamente, y sin mucha atención.

Las construcciones parecen levantadas más con una intención de delimitar un terreno que de realmente ser un hogar, los muros son escasos siendo más frecuentes las meras vallas de madera, y el tan habitual toque colorista de las decoraciones y la cuidada planificación Feng Shui parece desaparecido. El aroma de la propia calle denota que nadie se preocupa de algo común como la limpieza de algo que no sea su propia parcela o entrada, y apenas se percibe el sonido de las conversaciones de vecinos, si no que cada cual camina en su mundo, absorto del resto de viandantes y de su entorno.

En la calle se intercalan pequeños establecimientos, como restaurantes abiertos a muy tempranas horas, tiendas de ropa y utensilios; con locales cerrados, sin vida, destartalados e incluso alguno, aparentemente abandonado. Tiene todo el aspecto de un lugar que muestra una cara de día, y otra completamente distinta de noche.
----------------------------------------


Muchas gracias a todos por vuestra atención!
Cualquier comentario que queráis hacer, será siempre bienvenido.
Alejandro
Fundador de RolHypnos

miércoles, 19 de octubre de 2011

Actualización semanal: Miércoles 19/10


Hola a todos de nuevo!!

Como podeis ver, aquí sigo, semana tras semana, con algo de continuidad...por fin. Y por fín, como podéis comprobar por el contador de la derecha, ¡¡la revisión del texto avanza a buen ritmo!!!

Va a tan buen ritmo, que ya estoy pensando en hacer la primera prueba de betatest, con algunos colegas. Aunque aún debería revisar algunas cosas del sistema, creación de personaje y alguna cosilla más...pero bueno, para ir viendo de momento, nos basta. Además, cuanto antes detecte las cuestiones a cambiar, mejor, porque la historia está lo bastante avanzada como para aguantar dos sesiones de juego, con facilidad.

Al final yo quería hacer una aventurita corta, y creo que no va a salir por menos de cinco sesiones salvo que los jugadores enchufen la directa.

Bueno, os pongo otro texto de ambientación, en este caso la descripción de un paraje.

Quien quiera criticar...¡le escucho ansioso, que tengo que mejorar mucho!


----------------------------------------
En la falda de la montaña, hay una zona con un alto número de pequeños caseríos, habitados sin duda por las familias de los mineros que trabajan en estas montañas. Interconectados entre ellos por pequeños caminos, son como pequeños ríos de personas que se unen en otro mayor, que discurre desde las montañas hasta el distrito urbano.

El camino está marcado por las profundas huellas de los carros en la tierra, tierra áspera de un camino ancho frecuentemente transitado. Os llega un aroma, sin duda del carbón almacenado antes de ser transportado, entremezclado con la comida que se cocina en los distintos caseríos y que proyectan pequeñas columnas de humo hacia el cielo.

Desde vuestra posición podéis ver la belleza de las montañas, salpicadas del verde los bosques y con las cumbres ligeramente adornadas por un blanco sombrero de nieve. Percibís pequeños surcos en los bosques, sin duda los caminos principales para llegar a las cuevas de los mineros.

Al llegar a los caseríos, veis que no están demasiado juntos, apenas unas decenas de metros unos de otros. También algunos son más grandes que otros, no sabéis si por alojar una familia con un mayor número de integrantes, o porque pertenece a una familia de mejor posición, como por ejemplo de un encargado de cuadrilla de explotación.

Habéis llegado, ¿Cuál es el siguiente paso?
----------------------------------------



Muchas gracias a todos por vuestra atención!
Cualquier comentario que queráis hacer, será siempre bienvenido.
Alejandro
Fundador de RolHypnos

jueves, 13 de octubre de 2011

Actualización semanal - Jueves 13/10


Hola a todos de nuevo!!

Bueno, estoy a buen ritmo, sigo revisando y sigo avanzando el tema.
Además, me han surgido un nuevo par de ideas para MadSoccer, el proyecto abandonado, y he recuperado otra cosilla...aunque menos importante y que será sorpresa en un futuro.

Bueno, como podéis ver he añadido un cuadro de texto en la zona de la derecha, en la cual pongo una lista de los distintos proyectos en desarrollo y las distintas secciones/frentes que están en activo.

La revisión de la historia de "Despertar del Dragón Amarillo" ya está al 60%, hoy ha pegado un brinco tremendo de un 8%. Espero que en unos días esté terminado, y pasaré a los personajes.

Otra cosa: en facebook he planteado una pregunta, pero que cualquiera que esté por aquí (o ya que estamos, me quiera añadir a facebook), me puede responder: estoy decidiendo si para el módulo, conservo el término histórico correcto que se aplica a ciertas regiones de China en esa época (comandería) o lo cambio por uno más cercano y entendible (comarca). Agradeceré toda opinión.


Muchas gracias a todos por vuestra atención!
Cualquier comentario que queráis hacer, será siempre bienvenido.
Alejandro
Fundador de RolHypnos

lunes, 10 de octubre de 2011

Actualización semanal - Lunes 10/10



Hola a todos de nuevo!!

Aquí estoy de nuevo, con una nueva actualización.

Actualmente estoy en un porcentaje de revisión del 48% del texto de aventura.

Os pongo otro fragmento de texto, mientras poco a poco (me ha salido un compromiso laboral freelance de diseño web), sigo avanzando.

Espero vuestro feedback.

----------------------------------------
Tras los incidentes de la noche, estáis listos para partir. El siguiente tramo del camino consiste en escalar parcialmente la ladera de la montaña, hasta alcanzar un pequeño valle, el condado Yangquan. Se trata de un pequeño condado encajado entre dos sistemas montañosos, con un pequeño distrito minero y una zona de poblados y parcelas agrícolas que cultivan pimienta negra, utilizando el agua de los pequeños ríos que descienden de las montañas Taihang.
El condado destaca también por los yacimientos de carbón que existen en la región, así como por las ruinas de la comandería de Yu, restos de lo que fue un reino propio en el periodo de “La Primavera y el Otoño”, siete siglos antes.
Este condado es el último perteneciente a la prefectura de Jinzhong en la provincia de Shanxi, y en el que os han dicho está vuestro objetivo, Xue Xing.

La ladera de la montaña es una vista maravillosa, puesto que está casi completamente cubierta por el denso manto de un frondoso bosque. Cuando iniciáis vuestro viaje, la marcha se ve acompañada por el trinar de los pájaros y el aroma húmedo del bosque, así como la visión de animales salvajes que os observan y luego se apartan del camino. Recorréis un camino que escala la montaña, serpenteando por las cuestas menos pronunciadas y que tiene las huellas del paso de carromatos de mercancías, sin duda dedicados al trasporte sobre todo, de los minerales y el carbón que se obtienen en el condado.

Desgraciadamente, el recorrido del camino hace que el viaje se demore algo más de lo esperado, provocando que calculéis que no os da tiempo a llegar en este segundo día de viaje a vuestro destino. Cada día cuenta, pues vuestro objetivo puede huir de su refugio en cualquier momento.
Sin embargo, podéis intentar acortar el camino, atajando por sendas más directas, menos serpenteantes, aunque os arriesgáis a perderos y retrasar más el viaje, además de ser más agotador el viaje.
¿Que haréis?
----------------------------------------




Muchas gracias a todos por vuestra atención!
Cualquier comentario que queráis hacer, será siempre bienvenido.
AlejandroFundador de RolHypnos

lunes, 3 de octubre de 2011

Actualización semanal - Lunes 03/10


Hola a todos de nuevo!!

Aquí estoy de nuevo, actualizando el blog después de un tiempo olvidado.
Lo siento, pero las vacaciones y la adaptación post-vacacional, me ha tenido demasiado entretenido.

Sigo con "Despertar del Dragón Amarillo", con la revisión de la aventura, sin entrar en las mecánicas que serán revisadas en la fase de betatest. Actualmente he revisado ya el 40% del documento de aventura, espero tardar no más de 15 días en terminar la revisión completa del documento, de la sección de narración.

Mientras tanto, os dejo con otro pequeño retazo de la parte descriptiva del documento. En este caso describe la llegada de los personajes al pueblo de ShanLu.
Agradeceré cualquier comentario o crítica.
Gracias

----------------------------------------
Aún no habéis llegado a ShanLu, y ya percibís el aroma y regusto de un pueblo encrucijada: observáis un pequeño y modesto cartel de bienvenida, y podéis ver caminos que llegan y se van del pueblo, internándose en las montañas como serpientes que reptan entre las piedras desprendidas de la montaña...
Por unos de éstos caminos un pastor se lleva su rebaño hacia las montañas. Sin embargo, no por uno de los caminos que llevan directamente hacia ella, si no por uno lateral que recorre la parte baja de la falda de la montaña sin llegar a subir por las laderas.
También veis algunos campos de arroz en los alrededores, en menor cantidad de la que un pueblo que se dedique a la agricultura debería tener para su actividad. Tampoco hay suficientes labriegos trabajando como para que se pueda abastecer al pueblo completo con los cultivos explotados.

Apenas habéis puesto un pie en el pueblo, se os acercan tres muchachos. Comienzan a atosigaros hablando de buenos sitios para comer y pasar la noche. El conflicto comienza a caldearse, y casi llegan a las manos.
Pero uno de ellos se escurre entre los otros dos, y se acerca a [personaje aleatorio]:
- Yo soy Rú Zǐ. Venid conmigo, el restaurante de mi hermana mayor es el mejor. Mejor que el de estos come-gusanos y comida podrida.
Los otros dos pequeños se encaran con él, pero Rú Zǐ se esconde detrás del personaje, poniéndose a salvo de sus amenazas.

----------------------------------------


Muchas gracias a todos por vuestra atención!
Cualquier comentario que queráis hacer, será siempre bienvenido.
Alejandro
Fundador de RolHypnos