lunes, 23 de agosto de 2010

Tres Reinos: ambientación histórica II - Sociedad


Hola a todos!

Seguimos con los apuntes de ambientación sobre nuestro futuro producto "Tres Reinos". En este caso, vamos a mostraros el boceto inicial de la ambientación a nivel social: una descripción de las distintas clases sociales, influencias de unas sobre otras y una cierta jerarquía social.

Es un texto algo denso (y largo), pero queremos ambientar de la mejor manera posible nuestro producto. Evidentemente, esto no es un clase de historia, pero cuanto mejor se conozco la ambientación, más fácil implicarse y sumergirse en la partida será.

Sin más que contar, aquí teneis: Sociedad de la dinastía Han, siglo II d.C.
----------------------------------------
La sociedad está gobernada por el Emperador, el cual comparte el poder con una burocracia estatal y una nobleza semi-feudal. La ley, ropa, literatura y educación está fuertemente influenciada por el sistema filosófico y ético del Confucianismo, aunque con influencias del Legalismo y del Daoísmo heredadas de la dinastía Zhou.

Aunque el Emperador tiene el poder y la decisión final, tiene a su lado lo que son llamados “9 Ministros”, que le aconsejan sobre las materias de estado. También existe la figura de la viuda del anterior Emperador, que suele ser la madre del actual, la cual posee también una gran influencia sobre el Emperador, que suele buscar su aprobación en la toma de decisiones.
Por debajo se sitúa la Emperatriz y las concubinas del Emperador, que actúan como subordinadas de ésta y se arriesgan a desatar su ira en caso de conspirar a favor de sus hijos contra los hijos legítimos de la Emperatriz. La posición en la corte de ésta es precaria, puesto que depende de la autoridad que la conceda en Emperador, pudiéndosela retirar a voluntad.

Los nobles suelen ser llamados rey y marques, así como princesas. Son por lo general familiares de la familia real, u oficiales militares destacados. Sin embargo, el Gobierno Central les quitó el poder a todos ellos, incluso limitando a los no-familiares el uso del título “rey” limitándolos a “marqueses”. Todos ellos permanecieron únicamente con responsabilidades administrativas, ni siquiera pudiendo tener fuerzas militares propias, aunque podían conservar una parte de los tributos recabados en su territorio, como salario y sustento.

Los eunucos eran los empleados oficiales del palacio, siendo la condición de eunuco imprescindible para ellos. Antiguamente no tenían un gran poder personal pues la propia burocracia lo evitaba. Sin embargo, en tiempos posteriores ayudaron a dar golpes de estado y se ganaron la confianza de los emperadores, llegando a ganar marquesados y el derecho a que sus hijos heredaran sus tierras (un eunuco no nace eunuco, luego podía tener hijos). Esta situación despertaría el recelo de muchos oficiales, pero el gran poder que los Emperadores delegaran en los eunucos para la gestión provocaría que las protestas no llegaran, en general, a buen término.


Los ciudadanos comunes, no pertenecientes a ningún tipo de clase nobiliaria o cargo político importante se agrupan en cuatro ocupaciones: erudito, granjero, artesano y comerciante.

Los miembros de la clase erudita aspiran a tener un empleo público oficial y están obligados a recibir una educación confucionista. Además, una nueva vertiente llamada Confucianismo Han sintetiza los cánones confucionistas con los ciclos cosmológicos del yin-yang y de los elementos. Este grupo social aspira a tener una función de servicio para el gobierno según un sistema de recomendación llamado “xiaolian”, según el cual un miembro del gobierno nombraba oficiales para cada distrito, y era responsable de los actos de éste.

Los granjeros son un grupo social muy respetado dada su importancia desde épocas pasadas. Las provisiones generadas por este grupo social alimentan a la población y a los militares, mientras que los impuestos que pagan son la principal fuente de ingresos del gobierno. Además, los soldados eran en su mayoría originalmente granjeros, o procedentes de una familia de granjeros. Además, muchos militares en posiciones fronterizas fueron impulsados a crear sus propias granjas para ayudar a que el ejército fuera lo más autosostenible posible.

Los artesanos son otro grupo social respetado pues fabrican los bienes que ellos mismos y otros necesitan. Normalmente su producción no es tan productiva fiscalmente, pues apenas suelen tener tierras, pero aún así son mejor considerados que los mercaderes. El conocimiento del oficio se suele transmitir de forma oral de padre a hijo (o sucesor en el oficio), excepto en caso como ingeniería o arquitectura, que se codifica e incluso ilustra. Los artesanos pueden trabajar para el gobierno o de forma privada, y tenían permitido en caso de tener suficientes ingresos, contratar ayudantes y crear sus propias pequeñas empresas, vendiendo su trabajo y el de otros, e incluso formando gremios.

Los comerciantes son entre los grupos de plebeyos libres, el grupo menos respetado. A pesar de ser considerados también una parte fundamental de la sociedad, las clases eruditas suelen considerarlos avariciosos, faltos de moral y una clase parasítica que se beneficia del esfuerzo de los demás sin producir nada. Esta clase suele entrar en conflicto con el sentimiento ético de no enriquecerse más allá el jornal ofrecido por el trabajo de uno mismo, y aunque despreciados por los demás, suelen tener una riqueza por encima de su posición social que les hace ser ciertamente influyentes.

Los criados son personas que viven con otros y para otros. Normalmente son mantenidos por su señor, reciben regalos y manutención. Los criados son una tradición muy antigua, siendo sus tareas iniciales relacionadas con el servicio doméstico y similares actividades. Sin embargo, sus funciones derivarán por la situación política en muchos casos hacia unas funciones más militares, llegándose a convertir la figura del criado en una forma de los ricos de poseer sus propias tropas, al no tener los gobernantes autoridad sobre las fuerzas militares.

Los esclavos, aunque escasos, existen. Los esclavos pueden ser propiedad privada o del gobierno, pudiéndose adquirir la condición de esclavo debido a deudas o crímenes. Los esclavos deben lealtad absoluta a su dueño, pueden ser vendidos, comprados y regalados. Muchos esclavos son regalos de señores de otros reinos, o del Gobierno a un persona particular. Los esclavos pueden librarse de su situación, ya sea por indulto o comprando su propia libertad si su señor se lo permite. La situación de los esclavos también se ve influida por la de su amo, dándose la situación que los esclavos de miembros poderosos de la sociedad puedan ir incluso armados o vivir mejor que muchos plebeyos.

Hay grupos poblacionales que no encajan en ninguna de las anteriores categorías, quedando en cierta medida excluidas socialmente por distintas razones: los soldados y guardias son dejados al margen de la estructura social para no legitimar una profesión centrada en la violencia; los artistas y cortesanos dependen completamente de la riqueza del entorno en el que se encuentren; tampoco se quería que shamanes y adivinos amasaran demasiada influencia sobre la población, como sucedió en la antigüedad de China, pero son a menudo contratados para dirigir celebraciones religiosas, las disciplinas de adivinación y astrología tienen una mejor consideración; finalmente, profesiones como criador de cerdos, carnicero, y mensajeros tienen un status similar al de un mercader, aunque suelen disfrutar de una menor riqueza.
----------------------------------------

Un saludo a todos!

Alejandro
Fundador de RolHypnos