miércoles, 21 de julio de 2010

Orkos (El pueblo LaamTe)







Volvemos para presentaros nuestro más reciente avance en la ambientación de la línea "Legado de Sangre".
Vamos avanzando poco a poco, pero pronto os presentaremos algo concreto.
De momento, esperamos que disfruteis con este avance.

----------------------------------------
FISIONOMÍA
La fisionomía de los orkos, en comparación con la de los humanos, debe ser
definida como superior: los orcos son más grandes, más fuertes, más resistentes
y, pese a que pudiera parecerlo contrario, el aumento de tamaño no provoca que
sean ni más lentos ni más torpes.

La altura media de un orko está situada en 190cm, con 110kg de peso. La
complexión es muy musculosa, con un torso fuertemente desarrollado, unas
piernas gruesas y robustas para sustentar el peso del cuerpo, y unas caderas
anchas y resistentes, especialmente a movimientos de torsión, convirtiendo al
cuerpo en completo en una máquina fuerte, resistente y bastante flexible.

La piel de los orcos tiene una tonalidad cetrina, una textura similar al cuero
y un grosor considerable, protegiéndolos de forma eficiente de las inclemencias
temporales, aumentando la tolerancia climática respecto a otras razas. Otro
efecto adicional del grosor y dureza de su piel es la carencia de vello
corporal, siendo los orcos lampiños en su totalidad.

Sus rasgos faciales más destacados son: un prominente maxilar inferior, que
provoca que no encajen perfectamente ambas partes de la mandíbula y suele dejar
visibles unos incisivos superdesarrollados, que sólo están presentes en el
maxilar inferior y se cree que son un resto vestigial de la evolución de la
especie, originalmente cazadora y que utilizaba su fuerza para inmovilizar a la
presa y atacarla utilizando su poderosa mandíbula; otro resto vestigial de su
antigua forma de vida es el prominente hueso frontal, sobre el que se sustenta
la fuerte musculatura facial. El último rasgo importante a destacar del rostro
de los orcos son los ojos, bastante pequeños y ligeramente hundidos en la
estructura ósea: la visión de los orkos es más aguda en la oscuridad, aunque es
de peor calidad que otras razas, comparte además el brillo característico de
muchos animales.
(Para los entendidos en fisionomía ocular, se trata de unos ojos nocturnos que
no son de un tamaño tan grande como deberían al disponer de tapetum lucidum,
el mecanismo que produce el brillo característico de los ojos de gatos/perros y
que aumenta su capacidad de visión en la oscuridad al tener una retina
reflectante).

CULTURA
Los orcos son pacíficos y reflexivos por naturaleza. En el pasado fueron unos
implacables cazadores que se organizaban en manadas las cuales colaboraban en
gran medida, muy cerca de estar en la cima de la pirámide alimentaria, pero
capaces de mantenerse en equilibrio perfectamente con su ecosistema,
adaptándose a las circunstancias naturales.

Ahora, habiendo evolucionado desde ese estado primitivo, se han convertido en
una especie y sociedad que se adapta a la situación que se le presenta en cada
momento. Tienen un fuerte sentimiento de conjunto, se cree que derivado de la
fuerte colaboración que siempre ha tenido esta raza al existir en forma de
manada.

Se trata de un pueblo que no crece descontroladamente, y trata de que todos los
individuos tengan unas condiciones óptimas de vida antes de aumentar su
población. Además, tratan de aprovechar al máximo los recursos de los que
disponen, por lo que son un pueblo que se expande controladamente.

En lo personal, los orcos por lo general son bastante tranquilos pero
exigentes, cuidan bastante su desarrollo personal tanto físico como psicológico.
Sus historiadores piensan que esto es un rasgo derivado de las tácticas
coordinadas que usaban en tiempos pretéritos, que les obligaban a estar
perfectamente coordinados; y de su status como máximos depredadores, que les
obliga a ser constantemente individuos al máximo de su potencial.

De cualquier manera, en general los orcos son tremendamente exigentes consigo
mismos, y por extensión, con los demás y su sociedad en conjunto. Consideran
que son la cúspide de la evolución, y lo consideran no un privilegio, si no una
responsabilidad.

Es por eso que normalmente sus relaciones con otros pueblos son bastantes
cordiales, y cuando interceden entre otros pueblos es siempre con intenciones
pacificadoras.

Su forma de gobierno es una peculiar meritocracia. Los individuos ganan el
derecho de participación política conforme aportan méritos que sean de
beneficio para la sociedad al completo. Y la capacidad de decisión aumenta
conforme los méritos que se aportan, de tal forma que cuanto más contribuye un
individuo al bien de la sociedad mayor es su capacidad de decisión en la propia
sociedad.

Además, para asegurarse de que no se produce un estancamiento de la sociedad,
existe un registro de méritos, los cuales se revisan cada 6 meses y se revisa
la capacidad de decisión de cada individuo en cada fuero. Además, para evitar
la corrupción en la decisión, los méritos son juzgados en un jurado popular y
registrados por una orden especial de bibliotecarios, los cuales son también
juzgados por un jurado popular en caso de cometer algún crimen y, en caso de
ser encontrados culpables, siempre se les aplica la pena mayor para el crimen
que hayan cometido.

Y es que los juicios son siempre realizados por jurados populares, los cuales
son elegidos de forma aleatoria entre cualquier miembro con derecho a
pertenecer a uno de ellos (uno de los derechos más básicos y fácilmente
obtenidos). Cualquier ciudadano puede acusar a cualquier otro ciudadano si
presenta pruebas y/o testigos, aunque el peso de los segundos es siempre menor
que el de las pruebas.

Esto lleva a una sobrecarga de procesos judiciales, lo cual suele agilizarse
agrupando varios procesos el mismo día con el mismo jurado. Además, los crímenes
más importantes (asesinatos, grandes robos, etc...) suelen adelantarse y
dársele prioridad sobre otros crímenes menores.

LENGUAJE
(sección dedicada a Raúl)
Debido a la forma de la boca, el lenguaje de los orkos utiliza un limitado
número de sílabas, ya que debido a la morfología bucal y nasal, el número de fonemas
que pueden articular: pueden combinar consonantes dentales y labio-dentales
(f,v,t,d,l,m,n), y las única vocales que pueden articular son fuertes (a,e,o).

Esto provoca que las palabras de su lenguaje tiendan a ser bastante largas y, a
menudo, con numerosos diptongos y triptongos, provocando que la comunicación
hablada sea bastante lenta. También es muy común la terminación de las palabras
en consonantes, produciéndose con mayor frecuencia con las consonantes nasales
(m y n). Sin embargo, esto ha aportado una gran riqueza al lenguaje corporal
orko, que complementa espléndidamente este programa léxico haciendo que muchas
veces dos individuos puedan comunicar ideas complejas con un puñado de palabras
acompañadas por gestos y expresiones faciales. Otras razas les consideran
bastante burdos debido a esto, y a su dificultad para hablar otras lenguas.
----------------------------------------

3 comentarios:

Killa_mazzrum dijo...

Hummm, respecto a su tecnología e indumentaria ¿Hay algo que comentar? :) Ya me los estoy imaginando...a ver si tengo un momentito para hacer algún boceto y te lo presento.

Rayco Cruz dijo...

La ilustración está bien, pero me gustaría verla un poco más grande, con más calidad para poder apreciarla mejor...

Rol Hypnos dijo...

Buenas Rayco!
La ilustración en grande la puedes observar desde el enlace del post más reciente.
Mírate el último post que hemos puesto, y ahí hay un enlace para pinchar en ella.
Un saludo y gracias por el comentario.